La Otra Planificación: ¿Es Posible? Buenos Aires

La Otra Planificación: ¿Es Posible?


Para quienes participan de eventos de participación pública en temas de planificación territorial y obras públicas, la conclusión al diagnóstico de múltiples males es sencillamente la "falta planificación", la cual es repetida en forma remanido, indistintamente de que se trate de proyectos en ciudades ricas o pobres, no importa la geografía o la cultura. No importa que se trate de explicar por qué la gente no accede al agua potable, las cloacas, el déficit habitacional, la reducción de riesgos de desastres, el crecimiento de la contaminación o las causas del cambio climático, siempre la ausencia de la planificación aparece como el gran culpable de todos los males. Para quien estudió planificación urbana y regional en los ´90s, cuando la planificación era denostada igualmente como la culpable prácticamente de todos los males, la ingenuidad en torno a la idea de que de la noche a la mañana el estado pueda resolver los problemas de producción y gestión del hábitat genera como mínimo, inquietud. Es que en verdad, la mayoría de los problemas urbanos no pasan realmente por las virtudes o defectos de la planificación territorial, sino por las verdaderas intenciones de los actores claves que llevan adelante tanto planes como marcos regulatorios. En otras palabras, la ausencia de planes puede no ser producto de ignorancia, sino precisamente resultado de una intención premeditada de evitar que actividades altamente rentables puedan dejar de serlo ante la irrupción de marcos regulatorios que generen mecanismos efectivos de justicia espacial.


Después de muchas idas y vueltas en la Argentina y en América Latina el enamoramiento con la planificación territorial llevó a empoderar su vocación heroica de derrotar la especulación inmobiliaria, la destrucción de los recursos vitales para la vida humana sobre el planeta y con la justicia socio-espacial. Pero una vez decantado el entusiasmo cabe preguntarse si esta forma de planificación es realmente posible. Una planificación que imponga reglas claras al progreso en un contexto de desigualdad creciente. Un sistema justo que establezca actividades, sectores industriales que pueden usufructuar los escasos recursos del planeta ante la falta de consenso entre naciones. Una planificación que, respetuosa del medio ambiente y la idiosincrasia y cultura local, priorice la construcción de infraestructuras verdes y azules por sobre las grises. Una planificación que intervenga en la promoción de los sectores más vulnerables de la sociedad para incluirlos en procesos de integración a la ciudad y a los territorios, a pesar de las mezquindades de los sectores más poderosos.



Estas dos formas de planificación, la noble e idealista que resuelve los problemas con justicia socio-espacial, frente a la otra, tramposa e hipócrita, más vinculada a legitimar los intereses particulares tanto de funcionarios públicos como empresas privadas, muchas veces son confundidas. Y en la confusión los enfoques, teorías y metodologías de ambas tienden a deslegitimarse mutuamente. Por ejemplo, aquellos vecinos que esperaban procesos transparentes y participativos para decidir si un barrio puede albergar edificios en altura, en línea con los postulados internacionales de la "Nueva Agenda Urbana" de densificar la ciudad, y los dictados del sentido común que indican que es mejor verticalizar el desarrollo urbano antes que extenderlo en horizontal al infinito, quedándonos así muy pronto sin planeta, dada la notables huellas de las metrópolis mundiales, cuando efectivamente ocurren suelen sentirse decepcionados porque contrariamente a lo que esperaban, la planificación promovió la construcción en torres en sus barrios. Igualmente es difícil de digerir para un intendente virtuoso que se ocupó seria y profesionalmente de sus vecinos sin vivienda mal alojados en barrios populares, que todos sus esfuerzos para "cazar" fondos de la provincia y la nación para el mejoramiento barrial termine siendo castigado en las urnas por los otros vecinos descontentos con el balance de su gestión. En ambos ejemplos se trata de vecinos y dirigentes bien intencionados: ¿qué podríamos esperar de aquellos que no lo son tanto? o al menos de aquellos que tienen prioridades claramente diferentes al resto de los mortales. Para quienes tienen cierta experiencia en la gestión pública es bastante claro que asfaltar una calle o cortar una cinta de inauguración de una escuela, un centro de salud o una vivienda es mucho más que satisfacer necesidades básicas de la población y que en realidad se trata inevitablemente de una forma muy concreta de obtener votos, legitimando el mandato de la ciudadanía, independientemente del marco ideológico en el que esto ocurra. Para muchos ciudadanos, esta realidad tan obvia pone en tela de juicio la legitimidad de los planes como ordenadores y articuladores de las necesidades y prioridades de la población con su materialización a partir de los recursos materiales y normativos disponibles. En otras palabras, paulatinamente se reemplaza la idea del planeamiento heroico al que hay que defender por el planeamiento coimero al servicio de intereses espurios al que hay que combatir y de ser posible reducir a su mínima expresión.


Ante este estado de situación cabe preguntarse sobre la viabilidad de planificar territorios en los que todos sabemos que existen desigualdades profundas de todo tipo, en los que la precariedad y el deterioro son procesos que se aceleran de día en día y que los factores de cambio climático y crisis del ambiente a nivel planetaria avizora que todo ira peor y que hoy como nunca en el pasado la supervivencia humana depende precisamente de la planificación. Los valores de la democracia nos invitan a pensar en que será la planificación territorial participativa la que permitirá empoderar comunidades haciéndolas de este modo más resilientes o capaces de adaptarse a los grandes cambios que se avecinan, pero la velocidad de los acontecimientos añadido a inquietantes señales de desinterés en dicha construcción de enormes sectores de nuestra sociedad invitan también a pensar en estrategias de aceleración de una conciencia global en torno a la importancia de planificar los recursos naturales para el uso y usufructo de la humanidad en su conjunto y a escala nacional, volver a pensar las fronteras de cada país y la forma de distribuir su territorio soberano entre quienes lo habitan.



Una planificación territorial realista y viable, sin perder su prestigio de promotor del bien pública y ética de impartir justicia requiere ser de conocimiento público. Difícilmente las gentes de ningún país, pueblo o ciudad, cuanto menos de una metrópolis en la que nadie se conoce entre sí y todos desconfían de todos, defiendan y demanden algo que en verdad no conozcan. Por esa razón es que es tan importante popularizar la lógica, enfoques y "modus operandi" de la planificación, no como trofeo de campaña para ganar elecciones, sino como recurso que permita medir la eficiencia y eficacia de las gestiones. Si la gente supiera que esos planes con las que son definidas las normas que les ponen límites a lo que pueden hacer y no hacer en sus territorios o en verdad están al servicio de sus intereses, tales como protegerles y promover su prosperidad, muy distinta sería la historia de nuestras ciudades. No se trata de aprender tecnicismos o formar académicamente mejor a la población, sino que fundamentalmente se trata de un problema de comunicación asertiva que convenza a las comunidades respecto a la visión de lo que se quiere alcanzar. Y en este punto, a pesar de los miles de talleres de visión que se vienen desarrollando en todo el mundo, paradójicamente pocos municipios tienen definidos una visión de su desarrollo territorial explícitamente vinculado al desarrollo socio-económico. Al contrario, la mayoría tiene visiones ideales en lo territorial que nunca se implementan que contrastan fuertemente con ausencia de planes generales ante iniciativas privadas muy concretas de establecimiento de actividades generadoras de grandes rentas a expensa del deterioro social y ambiental del resto de la sociedad. En esta dicotomía puede advertirse nuevamente la racionalidad de personificar a los planes y la planificación como responsables del desacople. Se demanda a la planificación territorial a intervenir en la reproducción de círculos viciosos de pobreza y marginalidad, pero segregándola de decisiones claves del desarrollo económico y social en los territorios.


La cuestión comentada aquí es que la viabilidad de la planificación depende en buena medida de su capacidad de incidir en los modelos de desarrollo social y económico. Y esto no solo implica que tenga una incidencia a nivel nacional, provincial y municipal, sino también a nivel multidisciplinario pues claramente no se trata solo de transformar la dimensión física del territorio sino necesariamente también lo social, lo económico y lo cultural. Es decir que, para que un plan sea viable necesariamente necesita ser multidisciplinario, multiescalar e integral. No solo dice que hay que hacer, sino también donde, cuando y quien debería hacerlo, con que recursos y como se financia en el tiempo. Y una vez resuelto todo eso, debe comunicar en forma sencilla y directa lo que el plan se propone, a quienes representa y la visión que propone del territorio deseado, al menos de deseado por los actores que promueven el plan. El plan nunca debe ser un producto privado o al servicio de individuos o de conglomerado de intereses, sino que debe ser transparente, abierto y atractor de nuevos actores, en un proceso de suma de voluntades no por acuerdos trasnochados y oportunistas, sino por la conveniencia y beneficio de muchos. Los plan deberían ser obligación de confeccionarse y actualizarse en todos los municipios latinoamericanos ya que de ellos dependen en buena medida el impacto de las obras públicas, las calles por las que todos los días circulamos, las escuelas y hospitales a los que acuden nuestros hijos y padres y la protección del ambiente que no podrá gozar nuestra descendencia si no actuamos rápidamente.

https://avalanches.com/ar/buenosaires_la_otra_planificacin_es_posible5090123_23_11_2022
0
2
There are 1 advertisements of Fair in Buenos Aires
Other News fernando murillo

Pandemias como oportunidad de reurbanización global

Por Fernando Murillo

No olvidar, antes del COVID el mundo era desigual e insustentable y se encaminaba a una crisis ambiental sin precedentes. Con un 78% de urbanización en países desarrollados y 51% en vías de desarrollo y un cuarto de la población mundial viviendo en condiciones insalubres, hacinados y sin acceso a agua potable ni saneamiento, según la Agencia Hábitat de las Naciones Unidas, la acelerada contaminación de cursos de agua y aire a nivel mundial, y un tercio delos residuos sólidos generados no tratados, no hay duda que nos encaminábamos a una crisis. La experiencia diaria de enfrentar transportes públicos atestados, servicios de salud pública deficientes e inseguridad resultan argumentos convincentes para cualquiera sobre la necesidad de cambiar.

Sin embargo, tuvo que llegar el COVID-19 para cambiar todo. Tanto, que hasta los más críticos del estado de nuestras ciudades añoran el mundo pre-pandemia como la normalidad a la que hay tratar de regresar. Es lógico, ya que, si a todas las calamidades mencionadas se agrega el suspenso creado por un virus que no reconoce fronteras, ni clases sociales, malignamente pone en evidencia la fragilidad del mundo en que vivíamos sorprendiendo a quienes comienzan a experimentar las vicisitudes que vivían a diario sus prójimos más humildes.

Como siempre ha ocurrido, quienes tienen recursos suficientes se escapan de las ciudades y sus riesgos de contagios y tumultos para pasar la emergencia en entornos más seguros. Quienes no tienen tantos recursos se quedan en sus casas procurando no ser contagiados. Y quienes no tienen recursos, dependen de los estados, la filantropía o algún vecino para obtener el sustento diario y quedarse en sus casas hacinadas, o exponerse saliendo en procura de alimentos e ingresos.

Pero, aunque la situación no es nada alentadora, ciertamente está cargada de oportunidades: Nada menos que corregir errores estructurales del pasado. Es como si esta emergencia diera la chance a la humanidad de cambiar de rumbo y salvarse de un desastre mayor. El modelo de urbanización mundial no era, y no es sustentable ni justo, ni lógico, por la sencilla razón que plantea seguir reproduciendo un consumo irracional de suelos, aguas y energía, recursos esenciales para la supervivencia, distribuyéndolos groseramente en forma desigual. Lotes enormes donde se emplazan mansiones con piscinas rodeadas de casillas precarias donde viven jardineros y empleadas domésticas, hacinados y sin agua potable suele ser la postal global de propaganda inmobiliaria de “ciudades inteligentes” por su uso de tecnología digital para hacer “home office” o sostener sofisticados servicios de seguridad. Ciudades erigidas en el desierto, revolucionan el urbanismo de nuestra época, disimulando que en verdad han sido diseñadas solo para pocos privilegiados y el negocio de desplazar poblaciones en zonas con petróleo, uranio, oro o cuanto mineral perseguido como precioso por la humanidad a lo largo de su historia.

Aunque las agencias internacionales de desarrollo y los propios gobiernos nacionales vienen desplegando esfuerzos meritorios por aliviar las penurias de quienes viven en barrios populares, creando programas de mejoramiento y más recientemente de inclusión socio-urbana, los resultados parecen insuficientes. La evidencia está en que, frente a una pandemia, aunque existen sofisticados sistemas de información geográfica, “big data” y demás recursos tecnológicos, día a día se espera impotentes la llegada del virus a los barrios y produzca el desastre.

Ante esta situación, los gobiernos latinoamericanos parecen haber caído en la falsa dicotomía entre priorizar la “vida o la economía”, como si ambas cosas no fueran parte de lo mismo. La persistencia en el tiempo de la pandemia va a demostrar que ni la militarización de la sociedad, apelando a castigos ejemplares masivos, ni mucho menos ignorar el problema y continuar la marcha de la economía a costa de la muerte evitable de un significativo número de personas constituyen opciones válidas. Las circunstancias históricas imponen una mirada más profunda y transformadora de la realidad. La reurbanización de barrios populares constituye un modelo que se viene realizando por décadas con resultados promisorios. Esto incluye no solo proveer de infraestructuras sanitarias básicas, plantado de árboles y creación de espacios verdes, erradicación de micro basurales, descontaminación de ríos, arroyos y cursos de agua, sino también la identificación y adquisición de predios vacantes e infraestructuras circundantes a los barrios donde relocalizar familias hacinadas protegiéndolas de la riesgosa situación en la que se encuentran, protegiendo sus relaciones sociales y productivas para que sigan operando y manteniendo su sustento. Aunque meritorio, el problema de estas iniciativas es la escala marginal de las intervenciones. En el marco de la necesidad imperiosa de obra pública encarada no solo con recursos fiscales sino privados y de comunidades, las posibilidades de surgir como política anti cíclica para superar la enorme crisis socio-económica que se avecina es de clave. Este tipo de decisiones multiplican las posibilidades de avanzar en un modelo de desarrollo urbano sustentable que integre consumo, movilidad y productividad sustentable.

Los barrios populares de América Latina tienen porcentajes de inmigrantes, internos del propio país o de países limítrofes, que hoy están sufriendo triple discriminación: Como inmigrantes, como residentes de barriadas “informales” y como portadores de virus. El rol de las comunidades de inmigrantes motorizando procesos de reurbanización no debe ser ignorado ya que son quienes toman la iniciativa de resolver el déficit habitacional a través de la auto-construcción que deberían contar con marcos regulatorios que puedan cumplir. Ejercicios participativos de planeamiento de hábitat en la que los vecinos de barrios populares acuerdan pautas de urbanización que puedan cumplir, tal como se viene realizando con metodologías como la “Brújula”[1], desarrollado por la Universidad de Buenos Aires, demuestran que es posible establecer reglas de re-urbanización que funcionen para dinamizar la obra pública y el ahorro de los propios vecinos, creando ciclos virtuosos de inclusión social y desarrollo socio económico.

Puede parecer muy radical, pero la historia demuestra que fueron las guerras, epidemias y grandes calamidades las que cambiaron la práctica del urbanismo y con ello, el modo en que producimos nuestras ciudades. Es hora de capitalizar el sufrimiento de tantas familias que perdieron algunos de sus miembros y el aprendizaje colectivo experimentando la fragilidad de la condición mortal humana para madurar y comprender que es el momento de planes audaces que no solo respondan a la contingencia del momento, sino que sepan ver más allá, y encontrar las soluciones estructurales de organización social y ocupación de territorios apelando a la disponibilidad de ellos en nuestro amplio continente, y a la solidaridad y creatividad demostrada de sus habitantes, descendientes de otras gentes que también escaparan de calamidades en otros sitios a los que siempre veneramos por su lucha por sobrevivir, pero escasamente imitamos.


[1] Para mayor información consultar www.urbanhabitat.com.ar

Show more
0
110
Other News Buenos Aires
Other News Argentina
https://avalanches.com/ar/buenos_aires_en_argentina_el_presentador_de_televisin_confundi_al_clebre_poeta_1685677_31_05_2021

Sin embargo, la conductora del canal de televisión argentino "Canal 26" Noelia Novillo lo confundió con el dramaturgo inglés.


En un comunicado de prensa del canal, Novillo anunció que "uno de los escritores en inglés más importantes", William Shakespeare, había muerto cinco meses después de ser vacunado contra el COVID-19.

“Tenemos noticias para ti que nos dejaron atónitos a todos, dada la grandeza de este hombre. Estamos hablando de William Shakespeare y su muerte ... Como todos sabemos, es uno de los escritores más importantes en inglés, para mí, un maestro. Fue la primera persona en recibir la vacuna contra el coronavirus. Murió en Inglaterra a la edad de 81 años ”, dijo Novillo.

Show more
0
21
Other world news
https://avalanches.com/in/kolkata_international_fashion_designer_priyanka_mallick_joined_at_cop27_egypt5100171_24_11_2022
https://avalanches.com/in/kolkata_international_fashion_designer_priyanka_mallick_joined_at_cop27_egypt5100171_24_11_2022
https://avalanches.com/in/kolkata_international_fashion_designer_priyanka_mallick_joined_at_cop27_egypt5100171_24_11_2022

International fashion designer Priyanka Mallick joined at COP27, Egypt.

International fashion designer Priyanka Mallick joined COP27 in Egypt , virtually. She is a community adviser and member of the United Nations International and the Royal Commonwealth Society of the United Kingdom. She attended the meetings of the Food System Pavilion by FAO and UNFCC. She raised her voice about the climate emergency , hunger crisis, and gender equality for climate justice.

The United Nations Climate Change Conference COP27 closed with a breakthrough agreement to provide “loss and damage” funding for vulnerable countries hit hard by climate disasters.


“This outcome moves us forward,” said Simon Stiell, UN Climate Change Executive Secretary. “We have determined a way forward on a decades-long conversation on funding for loss and damage – deliberating over how we address the impacts on communities whose lives and livelihoods have been ruined by the very worst impacts of climate change.”


Set against a difficult geopolitical backdrop, COP27 resulted in countries delivering a package of decisions that reaffirmed their commitment to limit global temperature rise to 1.5 degrees Celsius above pre-industrial levels. The package also strengthened action by countries to cut greenhouse gas emissions and adapt to the inevitable impacts of climate change, as well as boosting the support of finance, technology and capacity building needed by developing countries.


Creating a specific fund for loss and damage marked an important point of progress, with the issue added to the official agenda and adopted for the first time at COP27.


Governments took the ground-breaking decision to establish new funding arrangements, as well as a dedicated fund, to assist developing countries in responding to loss and damage. Governments also agreed to establish a ‘transitional committee’ to make recommendations on how to operationalize both the new funding arrangements and the fund at COP28 next year. The first meeting of the transitional committee is expected to take place before the end of March 2023.


Parties also agreed on the institutional arrangements to operationalize the Santiago Network for Loss and Damage, to catalyze technical assistance to developing countries that are particularly vulnerable to the adverse effects of climate change.


COP27 saw significant progress on adaptation, with governments agreeing on the way to move forward on the Global Goal on Adaptation, which will conclude at COP28 and inform the first Global Stocktake, improving resilience amongst the most vulnerable. New pledges, totaling more than USD 230 million, were made to the Adaptation Fund at COP27. These pledges will help many more vulnerable communities adapt to climate change through concrete adaptation solutions. COP27 President Sameh Shoukry announced the Sharm el-Sheikh Adaptation Agenda, enhancing resilience for people living in the most climate-vulnerable communities by 2030. UN Climate Change’s Standing Committee on Finance was requested to prepare a report on doubling adaptation finance for consideration at COP28 next year.

Show more
0
7

The author Writer Bhaiya finally spoke about his life and revealed where he hailed from

Writer Bhaiya, also known as Aditya Singh, is an Indian Author who published the book “The Cycle of Reasons: — 24 Reasons”


Writer Bhaiya has been yielding unreleased compositions for years when publishing houses were more well-known than self-publishing. On the occasion of his birthday, he addressed a group and shattered his curtain of silence when questioned about his childhood, career, and personal life.


Statement over Early Life


In response to a question regarding how his life drove him to reserve Writer Bhaiya as a pen name unintentionally; as mentioned by him on his Instagram story, the beloved author Writer Bhaiya made the following statement:-

“I go by the pen name Writer Bhaiya online as a token of love, but as the proportion of people is cognizant, my forename is Aditya Singh stepped into the world at merely six months as a premature baby in Mumbai on October 2nd.


In the 20th century, my family immigrated to Mumbai from Bihar. I attended high school in Mumbai. As a young child, I caused trouble and was typically mischievous to everybody around me. I grew up to be a reserved person in school after a certain age as a response to childhood and generational trauma.


Everything in 2016 began abruptly as a part of my chaotic life when I began to express myself with a pen in my hand on a piece of paper after sobbing one day over not being able to express myself how I wanted to. As a teen, I started to compose Hindi Shayari and poems. I eventually started penning fictional short tales, poetry, and letters devoted to my friends with compassion and love. My life took unexpected turns in 2017, which bounded me to chronicle my suffering in a journal.


I joined Instagram in 2017. In 2018, I began sporadically sharing my writings on Instagram Stories. My composed piece of prose on stories caught the attention of my loved ones & acquaintances more often than in everyday life, where I would disguise most of my crafted work. As time passed, my acquaintances began referring to me as a WRITER. Pairing the title my companions drew me and the premise that I was a Bihari dwelling in Mumbai, some people alluded me as Bhaiya in an unkind and insulting manner, prompting me to share the title: — Writer Bhaiya as my PEN NAME.

In the years 2017 and 2019, I suffered from depression twice. I battled ADHD struggles for years without recognising it was ADHD, and have been dealing with anxiety and panic attacks for two years. Since 2018, I have produced unpublished works every year and have worked as a ghostwriter for a year on different platforms.”


Statement over Career


Writer Bhaiya outlined his family in regard to his story to a person in the group who hugged him and sobbed in front of him questioning; if people are worthy of lingering as writers despite disobeying their parents.


“My family was unaware of the outcome of fear I held to my heart to notify them that I had released my first book after penning articles for entities and ghostwriting for savings on the internet because I had never aspired in childhood to stand destined as an author.


In 2022, I published a book titled “The Cycle Of Reasons:- 24 Reasons” as everyone present here is aware.


In an effort to; safeguard one life, I penned 24 reasons to continue existing in the world and journeying as a wanderer in pursuit of serenity and tranquilly and to recognise his responsibility to others as a writer and a debut author. Follow where your heart leads you with your career,” says Writer Bhaiya implies them that they can if they have a lamp in their hearts.


Statement over Personal life


Adding to his previous answer, Writer Bhaiya said, “I was born in a Hindu Family. I had strong ties with my family while I was young, but as I became a grown-up, my ties with them were erratic and periodically unfortunate as the clash of trauma made me numb as a teen.”


In striving to retain a boundary among his personal, social, and professional lives, writer Bhaiya adheres to a professional code of ethics. As a response, he denied politely asking to refrain from such questions, which made limited information to be verified; about his personal life in general.


However, he is said to have a girlfriend who has been with him since they were in high school.


His depression in 2019 drove him to consider suicide a second time, and he disclosed as considerably on Instagram, saying that if the light didn’t break through the sea of his darkness, he almost gave up on life.

Show more
0
5