Todas las publicaciones de Jose Diego Moreno Palomo . Málaga , España

Publications

¿Alguien por ahí? Ah!, si está usted, por fin tengo un cliente.

Resulta que soy un parásito y necesito una víctima en la que poder vivir en equilibrio. Si alguien muere no es por mi intención, es por mi naturaleza. Se me olvidaba me llaman covid19. Me pusieron ese nombre para no molestar a nadie y ser protocolariamente correcto. Pero me gusta personalizarme para distinguirme de los aficionados, llámame Moks.

Una cosa es contagiar a la gente y matarla -por supuesto que sin intención-, pues me quedaría sin clientes, y otra cosa muy distinta e imperdonable seria molestar a algún colectivo por señalización geográfica de color o sexo, que atente al paradigma del nuevo orden mundial. De ser así me eliminan de por vida, como le paso a mi primo el SARS2003.

Afortunadamente me han puesto un nombre que no molesta a nadie y puedo multiplicarme y contagiar sin ningún tipo de problema añadido, así que pretendo quedarme con vosotros para siempre. Iros acostumbrando. Seré vuestra sombra. Tengo aliados poderosos que me protegen.

Te voy a contar un secreto, aunque no recuerdo a mis padres alguien me ha contado que son muy ricos y poderosos, así que por mucho bozal que te pongas ya te pillare comiéndote un churro con chocolate en cualquier cafetería de la esquina. Imposible que huyas de mí.

Una de las cosas que no entiendo es como se han enterado de mi hora de la siesta y lo están aprovechando para dejar salir a mis posibles víctimas reduciendo así mi clientela, se ve que en todos lados hay chivatos.

Alguna gente me insulta porque murió alguien amado, ya lo dije no es mi intención ya que me quedo sin clientes, pero resulta que siempre hay algún microbio que se aprovecha de mi trabajo y me deja a mi como culpable. De todos es conocido que siempre hay alguien que tira la piedra y su primer impulso es esconder la mano. Cosas de la competencia desleal.

Tengo intención de crear un congreso de microbios para crear un código ético. Con los tiempos que se avecinan en el colectivo animal, incluidos los humanoides, va a ser muy necesario acordar unas reglas y una planificación acertada, viable y sostenible para contagiar por orden geográfico, cronológico, con ética, con valores universales y sostenibles o nos quedamos con menos clientela, y entonces tendríamos una crisis de magnitudes imprevisibles. Es decir, contagiar con cabeza.

A nuestra familia le gusta la música, por ello a la mayoría de los covid19 nos gusta contagiar divirtiéndonos en fiestas, coros, discotecas, etc., aunque siempre hay algún flojo, vago y soso que se va a contagiar a hospitales y residencias, en todos lados hay ovejas negras de mal gusto.

Pronto nos iremos de vacaciones pagadas por el gobierno, pero te prometo que volveré. No nos vamos a extinguir, incluso tenemos planes en nuestros servicios secretos para infiltrarnos en las vacunas. Nos han creado para quedarnos!.

Así que vamos a llevarnos bien y a no hacernos daño con intención, porque no seria muy prudente deshacerte de mí, ya sabes el dicho más vale malo conocido que bueno por conocer, y no es una sugerencia es una advertencia si yo fracaso, crearan otro más efectivo, por ejemplo tipo rambo.

Así que lo dicho a llevarnos bien y en equilibrio, al menos en la intención. En nuestro mundo viral también existen muchos “machos alfas” que van presumiendo de estadísticas para alimentar su ego “contagiador” y como en todos lados en nuestra familia también existe la corrupción.

Se rumorea que hay mafias de magos oscuros que manipulan los datos para subir en el ranking, pero eso es meterse en un sinsentido porque luego te exigen cada vez más numero de contagios por segundo para lo cual tienes que usar la fuerza bruta y se te mueren cada vez más clientes, que a su vez genera otro ranking paralelo, “no oficial”, -por supuesto-, de nº de muertes por segundo, dando un protagonismo inmerecido a microbios oportunistas de baja ralea que precisamente son los que nos dan la mala fama.

Yo por el contrario soy un “virusito” amable e inteligente, modestia aparte. En nuestro pequeño colectivo al que pertenezco nuestro maestro contagiador nos enseñó, que lo primero es elegir al cliente adecuado, por supuesto “que no te conozca de nada”, el efecto sorpresa es el mejor factor de ataque porque si te conoce -ya no hay posibilidad de dialogo con el estado mayor de las defensas-. Normal es un -no cliente-, pues ya está inmunizado.

Pero si además eliges un cliente con miedo al contagio mejor que mejor, sus defensas estarán tan debilitadas, “buscando una aguja en un pajar”, que entraremos a su cuerpo como “Pedro por su casa” y tomaremos el control central en segundos, pactando con el estado mayor de sus defensas convenciéndolas de que den ordenes a los vigilantes de no declararnos intrusos cuando nos multiplicamos en miles de millones, porque si dan la alarma de “intruso”, “intruso” ya se acabó el dialogo y aquí empieza una guerra no deseada por ninguna de las partes que despertarán vuestras unidades de elite, y ya se sabe “en rio revuelto, ganancia de pescadores”. Pero, además, también se despertarán las células durmientes de otros virus que ya viven contigo desde tu más tierna infancia, que se te volverán en tu contra y además para nada, total para ese momento ya estaremos camuflados unicelularmente y te usaremos como plataforma de contagio masivo.

Así que “obedece”, si tus defensas se resisten lo único que vas a conseguir es abrir las puertas a los microbios oportunistas, que te van a debilitar y por otro lado van a obligarme a emplear la fuerza bruta, no ya por mejorar mi ranking, sino por mi propia supervivencia.

Por eso te elegí a ti, cuando te vi tan miedoso con guantes y bozal y mirando para todos lados, cómo buscándome, y levantando la mascarilla de vez en cuando para darle un bocado al churro mojado en chocolate vi en ti a mi candidato perfecto mañanero, así que esperé tranquilamente en tu guante a que te picara un ojo y te rascaras, y no me equivoqué tus defensas entendieron rápidamente mis argumentos, o mejor expresado, no les quedó mas remedio que entenderlos porque ya les dominaba por el efecto sorpresa.

Yo solo contagio a dos candidatos por día como objetivo deseable, uno antes de la siesta y otro después de la siesta. Digamos que me lo tomo con parsimonia. ¿Para que generar tanta alarma y ponernos nuestra actividad profesional cada día más dificultosa? Esa es otra de mis metas convencer a mi gremio de que haya que pasar un examen para obtener el carné profesional de virus covid19 sostenible, y controlar a tanto “covid19 amateurs” que están generando un estado nefasto entre los humanoides que es muy perjudicial para la sostenibilidad de nuestra profesión.

Bueno ya somos compañeros de viaje, de vez en cuando desapareceré aparentemente, pero reapareceré al más mínimo relax de tus defensas. Pero ojo sin hacernos daño, en equilibrio!. No te me inmunices, pero si se da el caso ya me buscaré a otro que también le gusten los churros con chocolate, lo prometo.

Un saludo tu amigo y ya compañero covid19. Moks

Show more
1
66
Show more